En Internet hay muchísimas páginas informativas que proponen ideas para ahorrar energía. Algunas propuestas son:

  • Cambiar el medio de locomoción, utilizar más el transporte público, o si es posible dejar el coche e ir a pie o en bicicleta
  • Reducir la calefacción de la casa 1ºC, cerrar las ventanas mientras haya calefacción, llevar ropa cálida
  • Elegir productos con envases que pesen poco
  • Apagar las luces y los enchufes cuando no se utilicen, utilizar bombillas de bajo gasto energético
  • Reutilizar las bolsas de plástico (para ir a la compra, etc)
  • Usar el microondas en lugar del horno para calentar la comida
  • Utilizar pilas recargables en lugar de desechables


¿Qué efecto tienen los materiales en el medio ambiente?

En nuestra vida diaria empleamos muchos materiales: la madera, el metal, el vidrio y los plásticos, todos con consecuencias en el medio ambiente; debemos ser conscientes de esas consecuencias. Por ejemplo, cuanto menos pesa un producto, menos carburante se necesita para transportarlo. Una maleta pesada en el portaequipajes representa gastar más carburante. Lo mismo ocurre con todos los embalajes. Por lo tanto, comprar comida sin envase o con uno ligero ayuda a proteger el medio ambiente.